Dña. Henar Parra Casado
Jefe de Estudios en el Colegio Eskibel de Donostia

Licenciada en Historia del Arte. En 1998 comienza su andadura docente. Desde 2002 compagina el trabajo en el aula con tareas directivas en diferentes centros educativos de España.
Durante estos años ha recibido formación para mejorar su actividad docente y directiva; entre otras acciones formativas destaca su participación en el Programa DICE para Directivos de Centros Educativos y la acreditación como coach y trainer en Destrezas de Pensamiento del National Center for Teaching Thinking de Boston dirigido por el profesor Robert Swartz, además de participar en cursos de Especialista en Aprendizaje Cooperativo de los hermanos Jonhsosn de la Universidad de Minnesota.
Actualmente es Jefe de Estudios en el Colegio Eskibel de Donostia – San Sebastián, que forma parte del Grupo Educativo COAS, donde ha liderado la implementación de nuevos proyectos de innovación docente tanto en el aula como en la organización del centro educativo. A raíz de este trabajo ha participado como conferenciante en el Congreso Internacional de Pensamiento ICOT 2015 y en ICOT 2018.
Desde 2016 ha desarrollado e impartido en España y Colombia talleres sobre creatividad para docentes.
A partir de 2018, en colaboración con Irene Parra, ha impartido talleres a docentes y profesionales sobre la fusión entre la creatividad y el trabajo cooperativo.

PONENCIA:

“INOVACIÓN + ALUMNOS = COLEGIOS CON PERSONALIDAD”

-

Que vivimos en una sociedad en permanente cambio, es una realidad que se percibe con cierta facilidad en nuestro día a día.
Que los cambios sociales son consecuencia de las diferentes acciones de las personas que conforman la sociedad, es algo que se constata con la experiencia y con solo mirar de reojo el devenir de la Historia.
Que los colegios son ámbitos de aprendizaje y desarrollo personal, con necesidad de preparar desde el presente a los ciudadanos del futuro, es el reto que vivimos a diario los docentes.
Entonces… ¿Qué podemos hacer los centros educativos para decidir hacia dónde encaminamos los cambios que parecen imprescindibles en nuestras aulas, sin caer en “modas pedagógicas” que pueden llevarnos a perder la propia identidad de nuestro centro?
¿Es posible compatibilizar la innovación docente, con la capacitación de los alumnos y la personalidad que haga de cada colegio un centro con identidad propia y distinta a los del entorno?
Estas preguntas tienen una respuesta común: sí. Si, es posible combinar la innovación y el cambio en las aulas y los alumnos, con la capacidad de mantener el carácter diferenciador del propio colegio. Hay que perder el miedo a innovar, hay que perder el miedo a contarlo, pero hay que contarlo bien.